No ha accedido al sistema (entrar)



Entrega de Premios a las Soluciones Innovadoras para mejorar la calidad de vida. CEI Triangular E-3



El Paraninfo Gordón Ordás de la Universidad de León (ULE) ha acogido en la mañana de hoy la entrega de la segunda edición de los Premios a las Soluciones Innovadoras para mejorar la calidad de vida, que fueron convocados por el Campus de Excelencia Internacional CEI Triangular-E3, en el que están integradas las tres universidades públicas de Castilla y León.

 

Cuatro de los premios han correspondido a la UVa, uno de los cuales, el premio Individual en la categoría de evolución humana, ha correspondido a la titulada de nuestra Escuela Cristina Corredera Martín, graduada en Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo de Producto, por el proyecto:

‘Estudio y diseño de mobiliario efímero: práctica para un asiento en un anfiteatro romano’. Autora: Cristina Corredera Martín (UVa).

El trabajo trata de resolver un problema actual, que aparece cuando se realizan espectáculos en anfiteatros o teatros romanos y el público debe sentarse en la grada. Los soportes que se suelen dar son incómodos y no tienen en cuenta la coherencia con el ambiente en el que se encuentran. Pasar muchas horas sentado sobre la piedra sin ningún tipo de soporte, puede generar lesiones a la larga. Por eso, se pretendió diseñar un asiento para la grada que tenga en cuenta la normativa sobre intervenciones en el patrimonio, la coherencia formal de lo contemporáneo en un edificio antiguo, la ergonomía, la portabilidad y la simplicidad.

La pretensión ha sido la de promover y revivir el patrimonio histórico respetando su naturaleza original, haciendo de él un lugar accesible para todos, al tiempo que se mejora la satisfacción del espectador.

Es factor primordial que el asiento permita facilidad y rapidez de montaje y desmontaje en la grada de los anfiteatros para permitir su retirada cuando se acabe la función. Por lo tanto, debe ser efímero, se colocará o quitará dependiendo de la actividad que se esté realizando en el anfiteatro romano.

Se han estudiado muy a fondo los materiales, dimensiones y procesos de fabricación idóneos para conseguir un asiento resistente, ergonómico y lo más sostenible posible. Además, se ha conseguido que sea muy ligero, barato y que tenga un aspecto estético coherente con su entorno, buscando comunicación entre el edificio de la Edad Antigüa y el asiento contemporáneo, denominado CurulChair.
 

Enhorabuena a todos los premiados y de manera especial a Cristina.

Nuestros alumnos demuestran su alto nivel de formación, iniciativa y capacidad de resolución de problemas.